Diana Pornoterrorismo sobre las capillas

Cuando en las navidades de 2008 nos adentramos al Vaticano vestidas como auténticas novicias (íbamos tan monjiles que hasta nos preguntaban las “hermanas” que de qué congregación éramos) y llevamos a cabo con éxito el primer atentado pornoterrorista contra el lugar, no teníamos una verdadera conciencia de lo que estábamos haciendo. Estábamos acojonadas, eso sí, porque irse una a cagar al salón del enemigo es algo que como mínimo sube la adrenalina. La acción, ideada por C. S., de un colectivo de activistas italianas exiliadas en Valencia, era muy simple y muy efectiva al mismo tiempo: grabar en grabadoras de audio antiguas (de las de cinta) sonidos sexuales. En esas cintas estaban grabados un buen par de polvos, algunos golpes y para rematar el “Like a virgin” de Madonna. Tomamos la precaución de no tocar nada sin guantes y de dejar 5 minutos de silencio antes de que comenzara el sonido. Dos grabadoras fueron depositadas dentro de la Basilica de San Pedro: una en el altar de la Virgen del Santo Socorro, la otra tras la tumba de Pío XII. Sólo una de ellas funcionó pero fue suficiente: durante un minuto la Virgen del Socorro comenzó a gemir con nuestras voces. La gente asistente al “milagro” comenzó a acercarse a la virgen, confiadxs de que iban a presenciar algo sobrenatural. Pero aquello no tenía nada de extraño ni de raro: era el sonido de dos mujeres follando.

Fue una 
acción simple y rápida, pero significó mucho para nosotras. Aquello de algún modo representaba por un lado una venganza contra esa maquinaria eclesiástica que tantas personas había matado por motivos sexuales, y una protesta por toda la gente que actualmente sufre las consecuencias de su represión y sus desmanes. Algunos medios se hicieron eco de la acción, pero lo trataron siempre desde la ignorancia y el machirulismo (ejemplo).


Yo personalmente considero que para ciertas cosas los 
enemigos son claros. Es claro que la iglesia católica sigue atravesando nuestros cuerpos con sus absurdas maniobras, es claro que la iglesia tiene más poder del que le correspondería en una sociedad “democrática” y laicista, es claro que hay mucha gente harta de ese poder y esa manipulación, y es claro también que sus días están contados y que sus últimos coletazos serán los peores.


Por ello, a las personas participantes en la acción de la capilla: 
¡¡¡todo el apoyo por parte del pornoterrorismo y la lucha transfeminista!!!



Mas pornoterror aqui: http://pornoterrorismo.com