Sade en la Complutense, Beatriz Preciado


(Agradecemos de todo corazón queer a Beatriz Preciado por regalarnos su reflexión) 

Sabemos por Kafka que la acusación hace el crimen y el castigo dibuja retrospectivamente la culpa. Hace unos días, el periódico ABC presentaba como “salvajes y depravados” al grupo de estudiantes que habrían “irrumpido en el templo de la Universidad Complutense”: “Un numeroso grupo de chicos y chicas” habría entrado en la capilla y “tras leer en voz alta sus críticas hacia la Iglesia Católica y proferir insultos contra el clero, varias de las jóvenes, rodeando el altar, se desnudaron de cintura para arriba entre los aplausos y vítores del resto de los gamberros. Una alumna, de Económicas que, rezaba en la iglesia, cuenta que dos de las gamberras, ya sin ropa, «hicieron alarde de su tendencia homosexual». La acción, calificada de « profanación » por el Arzobispado de Madrid y denunciada por el colectivo de extrema derecha Manos Limpias, podría ser juzgada como asalto contra un lugar de culto y conllevar la expulsión parcial o total de la universidad y penas de seis meses a seis años de prisión, según el Código Penal.

A la luz de lo ocurrido en Somosaguas,  conviene recordar, como preámbulo a una posible discusión legal o ética de los hechos y antes de que la construcción mediática gane la batalla de la memoria,  el nombre de un convicto ilustre. Me refiero al Marques de Sade. Algunos me tratarán de imprudente por evocar a Sade como referencia posible para un juicio que se anuncia ya suficientemente conflictivo. El temor de traer a Sade hasta la capilla de la Complutense surge precisamente del desconocimiento de los motivos que han construido su mito. Sade fue encarcelado por primera vez en 1763 cuando tenía tan sólo veinte tres años y acabaría pasando más de otros treinta entre diversas rejas. El crimen imputado a Sade habría sido juzgado tan espantoso que ni siquiera el paso desde un régimen monárquico a una democracia, auspiciado por la Revolución francesa, habría logrado liberarlo. Sade fue encarcelado por “orgía y blasfemia”. Se le acusó de haberse “manualizado” (ésta era la palabra de la época) hasta eyacular sobre un cáliz mientras la prostituta Jeanne Testard le flagelaba la espalda y un sirviente le penetraba analmente, después habría introducido con su mano dos obleas en la vagina de Jeanne, y por último la habría obligado, sin éxito, a orinar sobre dos cristos de marfil. Sade nunca hirió o mató a nadie, como a menudo se ha pretendido y sus “crímenes del amor” existieron únicamente en la literatura. Aunque liberado durante los años en los que la separación de los poderes estatales y eclesiásticos se hizo efectiva, Sade fue arrestado de nuevo en 1801 cuando el Cónsul de Napoleón firmó una reconciliación de Francia con el Papado. Sus libros fueron confiscados y quemados, el marqués encerrado primero en Bicêtre (conocida como “la peor de las prisiones” donde se encerraba a “sifilíticos, homosexuales, pobres y vagabundos”) y trasladado después  al psiquiátrico-prisión de Chareton donde Sade logra, antes de morir, montar sus obras de teatro con los prisioneros como actores y público. Sade fue un prisionero político-sexual y su crimen fue poner en cuestión a través de su práctica literaria y teatral el poder de la Iglesia y del Estado y su definición de la sexualidad. Fue la combinación de la crítica del poder religioso y la teatralización pública de la sexualidad sodomita y flagelante, contrarias a la definición de ésta como práctica reproductiva, lo que hicieron que las autoridades civiles y eclesiásticas se pusieran de acuerdo para mantenerlo bajo llave hasta su muerte en 1814.

Los estudiantes de la Complutense que entraron en la capilla de Somosaguas forman parte de esta larga tradición performativa de crítica del poder y de su capacidad para excluir ciertos cuerpos del espacio público (mujeres, sodomitas, homosexuales, transexuales, extranjeros...) que inaugurada por Sade se extiende hasta nuestros gloriosos Ocaña y Nazario, pasando por los grupos feministas de Judy Chicago, Myriam Shapiro, Faith Wilding o Suzanne Lacy, por WITCH, por las Lesbian Avangers, los colectivos de lucha contra el Sida, Act Up, Radical Furies o las Yegüas del Apocalipsis, por las bolivianas Mujeres Creando o por las activistas postporno Annie Sprinkle, Beth Stephens, Diana Pornoterrorista o PostOp, entre otros muchos.

La acción de Somosaguas no es “salvaje”, puesto que como bien indicó el párroco “no habían destrozado nada”, sino performativa, es decir, teatraliza en el espacio de la capilla, a través del uso del cuerpo y de la palabra, la violencia y la exclusión generada por el discurso de la Iglesia católica que sigue considerando a las mujeres como cuerpos al servicio de la reproducción y a los homosexuales y transexuales como “enfermos” y “desviados”. Así por ejemplo, las cruces gamadas dibujadas sobre el pecho de los estudiantes y las fotos de Benedicto XVI denuncian la afección del actual Papa por los grupos antisemitas, los pañuelos hacen referencia al grupo lesbiano feminista “Lavander Menace” que hizo del morado el color del orgullo social y político de las lesbianas; la desnudez y los besos hacen públicamente visible la sexualidad femenina, gay y lesbiana, objeto de discriminación y escarnio en el discurso del Vaticano.

Dos siglos después de Sade, parece urgente reclamar la separación de los poderes eclesiásticos y estatales y la redefinición de la esfera pública como un espacio aconfesional en el que la crítica y el debate de los diversos dogmas religiosos sea posible. La Universidad, como espacio de producción de saber colectivo, debería de ser el primer modelo de esfera pública democrática laica y las capillas sustituidas por asambleas y teatros.  

5 comentarios:

xirly dijo...

He encontrado por casualidad esta entrada en este blog. Sé de los acontecimientos que sucedieron en la Complutense y me ha interesado saber la versión de los manifestantes.
Antes de nada, utilizar argumentos literarios que no tienen nada que ver con el acontecimiento, encuentro que no es apropiado, ya que el concepto de crimen, castigo y culpa está absolutamente fuera de lugar ante estos hechos. Como hablar del marqués de Sade, porque, que yo sepa, no son acontecimientos comparables, ni por la época, ni por los hechos en sí mismos ni por la reivindicación.
Por otro lado, creo en una universidad pública laica, pero no en el no respeto, que es lo que este acto puso de manifiesto. Si desde el colectivo LGTB se quiere exponer las problemática con la Iglesia (y contradicción, en muchos estamentos eclesiásticos), es importante hacer reivindicaciones, charlas... Es decir, hacer que sea algo de lo que no se tenga que hablar, porque no haya problemática. Pero con actos así, lo único que se consigue es ver este colectivo como irrespetuoso (recordemos que se hace para que se sea respetuoso con el colectivo), a parte de la sociedad (¿no se quiere una integración?) y seguir con los tópicos de la promiscuidad, libertinaje y exhibicionismo, es decir, salir de la norma.
En conclusión, la intención era la adecuada, la ejecución, para mí, una de las peores a hacer. Así nunca se podrá ver a alguien del colectivo LGTB sin prejuicios, ya que desde dentro mismo se ensalzan (sin querer, espero).

sexune dijo...

Es agradable ver que alguien me trae a la memoria al Marques de Sade de una forma similar a mi propio recuerdo. Un hombre “malvado” para la época que mantuvo cuanto pudo esas prácticas sexuales y actuaciones teatrales que tan feliz de hacían. Si sus antepasados hacían uso de “sus sirvientes cual posesiones que podían usar, romper y despreciar” el parecía buscar compañeras/os de juego y aplausos del público. No estoy documentada pero creo recordar que también fue acusado de intento de asesinato, había dado “Mosca de España” (en la actualidad se reconoce como un escarabajo afrodisíaco) a la prostituta y esta lo acuso. Cuántos monstruos sexuales se han inventado en la historia… ¿y hoy en día?

Un saludo.

sexune dijo...

Ha sido agradable ver que alguien me trae a la memoria al Marques de Sade de una forma similar a mi propio recuerdo. Un hombre “malvado” para la época que mantuvo cuanto pudo esas prácticas sexuales y actuaciones teatrales que tan feliz de hacían. Si sus antepasados hacían uso de “sus sirvientes cual posesiones que podían usar, romper y despreciar” el parecía buscar compañeras/os de juego y aplausos del público. No estoy documentada pero creo recordar que también fue acusado de intento de asesinato, había dado “Mosca de España” a la prostituta (en la actualidad se reconoce como un escarabajo afrodisíaco).

Un saludo.

RQTR dijo...

hola,
gracias por vuestros comentarios. Este es un artículo de beatriz preciado y obviamente, no es ella quien contesta sino rqtr. En este sentido si os parece más o menos acertada su opción a la hora de pensar sobre cómo elaboramos qué está sucediendo el complutense, o en general en el estado español con respecto a la iglesia ... pensad donde se dirigen los comentarios, si a la asociación o quien escribe.
En cualquier caso, nuestra postura desde rqtr es la de invitar a todo el mundo a pensar si un estado aconfesional como el nuestro ha de ser permisivo con la relación privilegiada con una institución privada como es la iglesia católica. Independientemente de si se está de acuerdo con lo que sucedió en la capilla o quién lo hizo. Muchas voces se limitan a señalar con el dedo y castigar, y se niegan a hacer lo más importante, reflexionar críticamente, ¿Se trata de ser normalitos y portarnos bien y que se nos note lo menos posible que somos lgtbq? ¿qué harán los sujetos que no pueden o no quieren ser más "normales"? Gracias por vuestros comentarios, un saludito de "semana santa"...

xirly dijo...

Entonces, sin entrar en detalles con las referencias del propio texto, sí que creo que el modo de jecución de las acciones es importante para, como bien decís, que no sólo se señale si estuvo bien o mal la acción, sino también qué motivaciones hay para hacerla, por eso creo que se erró en el modo, según mi parecer.
Por lo que respecta a lo de la "normalidad"... ¿Es que somos diferentes? Sí, cada individuo es diferente, pero no por ello dejamos de ser personas y, por lo tanto, dejamos de ser iguales, es decir, normales. Por eso no entiendo el alarde de la diferencia, cuando lo bonito es ver que somos iguales y que por eso hay que respetarse mútuamente (y más que respetarse, que parece sólo que sea aguantarse, empatizarse con el otro y convivir sin problema alguno).